¿Cómo ayudo a mi hijo a comer verduras?

Enviado por Superfriends el
¿Cómo ayudo a mi hijo a comer verduras?

Una dieta pobre en frutas y verduras puede causar desequilibrios en la salud y desarrollo de tu hijo. La alimentación infantil debe contener todos los grupos de nutrientes para que los pequeños de la casa crezcan fuertes y sanos.

A muchos niños les cuesta comer verduras y legumbres. Su sabor y textura a menudo les produce rechazo e incluso asco. Así que los padres se enfrentan al reto de conseguir que coman estos alimentos sin que el intento acabe convirtiéndose en una batalla campal. Con estos trucos podrás ayudar a tu hijo a comer estos alimentos que se le resisten.

Enseña con el ejemplo

Los padres son la referencia de sus hijos e imitan lo que ven. Si tu hijo observa que los mayores prueban un plato de espinacas o lentejas y exclaman ¡qué buenas!, o ¡qué ganas tengo de probar esta ensalada!, también querrán imitar y probar esos platos.

Déjale elegir

Cuando prepares la cena, puedes pedirle que elija entre dos platos de verduras que tengas preparados. Así sentirá que su opinión importa y tú tendrás una pista importante para saber cuáles le gustan más. Aunque haya algunas que no trague descubrirás las que si le apetecen.

Pon toda tu imaginación a funcionar

Si le presentas los platos de forma divertida y original se sentirá más predispuesto a probarlas: haz una cara sonriente, un coche o un patito utilizando diferentes verduras. Pídele que te ayude a hacer formas geométricas o letras para despertar su interés.

Añade verdura o fruta a sus comidas favoritas

Por ejemplo, añade trozos de fruta al yogur o combínala con cereales. Si preparas spaghetti, ralla verdura en juliana y mézclala con la pasta.

Haz un menú con colores

¡Seguro que a tu hijo le encanta! Puedes pedirle que te ayude a realizarlo. Este sería un ejemplo de tabla cromática:

  • LUNES: Berenjenas, remolacha, lombarda, moras, uvas…
  • MARTES: Coliflor, col, pera, plátano…
  • MIÉRCOLES: Tomates cherry, cerezas…
  • JUEVES: Zanahorias, naranjas, calabaza…
  • VIERNES: Espinacas, brécol, judías verdes, kiwi…
  • SÁBADO: Pimientos amarillos, piña, albaricoque...

Esta sería una  propuesta. ¡Seguro que se te ocurren muchas más! La clave está en presentar estos alimentos formando parte de los platos del menú, de forma atractiva y divertida.

¿Por qué a los niños se les resisten las verduras?

Algunos estudios señalan que los niños prefieren el gusto dulce de forma innata. Las verduras, legumbres y frutas a veces tienen sabores fuertes, amargos o ácidos que los niños rechazan. Sin embargo, es fundamental que formen parte de su dieta diaria por su alto contenido en vitaminas y minerales.

En Superfriends tus hijos podrán aprender inglés desde bebés y obtener una alta formación académica en la que la educación en valores es de gran importancia. ¡El aprendizaje de hoy será su mejor garantía de futuro!

Superfriends: Su futuro empieza aquí

Imagen