Consejos para pasar las vacaciones con un bebé

Enviado por admin_usr el
Consejos para pasar las vacaciones con un bebé

Ya se acerca el verano y en Superfriends, nuestra escuela infantil bilingüe, sabemos que te asaltan mil dudas con respecto a las primeras vacaciones con un bebé.

Por este motivo te damos en este artículo algunos consejos para viajar con un bebé:

1. Decide en que transporte viajarás

Normalmente, de todas las opciones (tierra, mar y aire), la manera más cómoda de viajar en vacaciones con un bebé es por tierra. Concretamente en el propio automóvil porque te permitirá llevar todo el equipaje necesario para que al peque no le falte de nada y además podrás hacer las paradas necesarias. No obstante, si el trayecto es muy largo es conveniente que selecciones otra de las opciones como por ejemplo el tren. Otra de las recomendaciones que te hacemos en relación al viaje es que tengas en cuenta no viajar en las horas de más calor porque puede ser perjudicial para el bebé y sobre todo que rechaces la opción del autobús puesto que no ofrece mucha movilidad y además las paradas son reducidas y normalmente no dependen de los viajeros.

2. Decide el destino

Respecto al destino, tienes dos opciones: mar y montaña. Si tu peque es un bebé sano cualquiera de las opciones es buena y saludable para él. Sin embargo, si el bebé tiene algunos ‘problemas’ una de las opciones será mejor que otra. Te contamos cuál es la mejor en función de tu bebé:

- Mar: si tu hijo es muy nervioso las vacaciones con el bebé en el mar serán la mejor opción. En primer lugar porque el sol tiene un efecto muy sedante sobre las terminaciones nerviosas lo que favorecerá la relajación del pequeño.

- Montaña: si tu hijo tiene asma la montaña es sin duda el mejor destino. El aire seco y puro le ayudará a oxigenar sus pulmones, ampliando así su capacidad pulmonar y favoreciendo su respiración.

3. Ten en cuenta posibles riesgos

Para los más pequeños de la casa, los riesgos durante el verano aumentan. Algunos de los más habituales son los siguientes:

  • Golpe de calor: esto, a groso modo, significa que el cuerpo no regula de forma normal el exceso de calor. Un golpe de calor puede producir vómitos y bajada de tensión entre otras cosas, así que vigila al peque y si observas algo fuera de lo normal llévalo al médico de inmediato.
  • Insolación: la exposición al sol durante un periodo de tiempo elevado puede hacer que el bebé tenga una insolación, provocándole sudoración y náuseas. También debes llevarlo al médico en este caso.
  • Deshidratación: esto se da cuando el bebé tiene pérdidas de agua. Al igual que en las situaciones anteriores, debes llevarlo al médico.

Estos son solo algunos de los riesgos a los que te puedes enfrentar en verano, pero hay muchos otros.

Como cada bebé es único, desde Superfriends te recomendamos que consultes con tu pediatra sobre otros posibles riesgos a los que se puede enfrentar tu hijo en las vacaciones de verano.

Superfriends: Su futuro empieza aquí.