¿Cuándo debemos plantearnos que nuestros hijos aprendan una segunda lengua?

Enviado por Superfriends el
¿Cuándo debemos plantearnos que nuestros hijos aprendan una segunda lengua?

La primera infancia es la etapa ideal para potenciar el desarrollo global de los niños. Entre ellos, el desarrollo del lenguaje.

A partir de los 4 meses los bebés están genéticamente capacitados para aprender un segundo idioma. Aunque parezca sorprendente, ya que a estas edades tan tempranas los niños no saben hablar, leer o escribir, existe una gran capacidad de aprendizaje en la infancia que es preciso aprovechar.

Actualmente existen diferentes métodos para la enseñanza de un segundo idioma. Debido a la importancia que el inglés tiene en la sociedad de hoy en día, los padres desean que sus hijos aprendan esta lengua cuanto antes. Aunque hay muchos métodos, no todos resultan igual de eficaces. Sobre todo cuando se trata de enseñar a niños y bebés.

El método ideal es aquél que permitirá a los pequeños aprender el idioma de forma natural y sin esfuerzo. Es decir: que los niños aprendan las estructuras gramaticales y expresión verbal, tal como si se tratara de un angloparlante nativo.

En Superfriends International School ofrecemos una enseñanza bilingüe de calidad a cargo de docentes y profesionales especializados en la educación y enseñanza infantil. La enseñanza del inglés es natural, amena y divertida, a través de juegos, música y canciones de nuestro exclusivo método Total English Teaching. En Superfriends, no solo nos ceñimos a los objetivos establecidos por la Consellería de Educación. Creemos que para aprender, los niños deben desarrollar sus aptitudes y valores.

¿Se puede aprender inglés desde bebés?

La capacidad de los bebés para aprender una segunda lengua se va desarrollando de manera paulatina. Se pueden diferenciar distintas etapas para el aprendizaje:

  • A partir de los 3 meses, los bebés tienen la capacidad innata de aprender cualquier idioma. El balbuceo a esta edad es igual en cualquier idioma del mundo y va modificándose en función de los estímulos que el niño reciba.
  • A partir de los 4 meses, ya  es capaz de percibir cuando se le habla en diferentes idiomas y comprende el significado de palabras y frases cortas.
  • A los 6 meses, comienza a balbucear con  el “acento” de su lengua materna.
  • A partir de los 8 meses será capaz de producir sonidos de los idiomas a los que haya estado expuesto.

Todo esto significa que cuanto antes se exponga al bebé al aprendizaje de otras lenguas, más fácil resultará el aprendizaje y más perfecta la pronunciación.

 

Superfriends: Su futuro empieza aquí