Juegos infantiles para estimular su imaginación

Enviado por Superfriends el
Juegos infantiles para estimular su imaginación

Los juegos infantiles, no solo son un mero pasatiempo o una forma de divertimento para los más pequeños. También forma parte de la educación infantil ya que a través del juego y de las actividades lúdicas, los niños se relacionan con el mundo que les rodea.

Además de servir como instrumento de comunicación los juegos infantiles también tienen otra función muy importante: ayudan a estimular su imaginación, y por tanto a desarrollar su inteligencia. Por eso en Superfriends tratamos de potenciar al máximo todos los beneficios del juego.

Cómo estimular la imaginación de los más pequeños a través del juego

Mientras los pequeños aprenden a separar y agrupar objetos, a cogerlos, soltarlos y observarlos con detenimiento, también están imaginando que esos objetos son otros en su mundo de fantasía e intentan simular su funcionamiento o comportamiento. Los 3 tipos de juegos que a continuación te presentamos son perfectos para estimular su fantasía e imaginación:

1.  Miniaturas

El niño creará sus propios mundos en miniatura con la ayuda de sus cochecitos, animalitos de la granja, muñecos y casitas. Comenzará a ordenarlos y agruparlos y después comenzará a hacer sus propias representaciones y a inventar sus propias historias.

2.  Jugar a las casitas o a papás y mamás

Los niños imitan lo que ven. Por eso uno de los juegos que más entretienen a los pequeños es jugar a ser mayores y a ser los papás y mamás. Al fin y al cabo, esto es lo que ven más a menudo y el escenario que más y mejor entienden.

Por eso, aunque a ti te aburran las tareas domésticas, tu hijo encontrará en ellas una actividad lúdica y divertida. Al principio te pedirá que le des un trapo como el tuyo para limpiar y más adelante querrá ser un papá o una mamá con responsabilidades como cuidar de sus bebés, darles la comida o cambiarles el pañal.

En nuestro centro infantil, el rincón de la casita es el rincón más popular. Recuerda que el niño se mueve en un mundo en miniatura en el que todo ha de ser proporcionado a su tamaño y peso. Por eso necesitará juguetes de un tamaño que pueda manejar con facilidad, y por supuesto, que no entrañen ningún peligro por sus componentes o materiales.

3. Muñecos, peluches y juguetes blanditos

Cuando el niño va creciendo los papás tienden a deshacerse de peluches y juguetes blandos por creer que son demasiado infantiles o no aptos para ambos sexos en el caso de los muñecos por ejemplo. ¡Gran error! Es justamente cuando van creciendo cuando más disfrutan con sus juguetes “de siempre”. Su muñeca preferida será su mejor compañera para ir a dormir, su osito de peluche vigilarámientras él duerme y su soldado de goma le avisará si alguien quiere entrar por la ventana. Además los niños son poco aventureros y les encanta la rutina: jugar a vestir a sus muñecas con sus vestiditos de siempre, tener el garaje lleno de sus coches, motos, aviones y camiones favoritos, etc.

Los juguetes como peluches y muñecos de todo tipo serán sus “amigos”, “alumnos”, “bebés”, “parientes que vienen a merendar”, etc., en su pequeño universo. Además también calmarán sus sentimientos negativos ya que más de una vez les “caerá” alguna bronca, pellizco, mordisco o golpe que está aprendiendo que no se debe hacer con los niños y personas “de verdad”.

Por eso, no te asustes si ves que tu pequeño está “abroncando” a sus muñecos, más fuerte incluso, de lo que tú lo haces con él. El niño imita tanto las situaciones de estrés como las de cariño, de forma extrema, sintiéndose él mismo como un adulto.

SUPERFRIENDS: Su futuro empieza aquí

 

Foto Flickr | Pink Sherbet Photography