Alimentación infantil: cómo combatir la obesidad

Enviado por Superfriends el
Alimentación infantil: cómo combatir la obesidad

Cada vez existen más niños obesos en el mundo. Esto se debe en buena parte a una incorrecta alimentación. La obesidad provoca una situación alarmante desde el punto de vista de la salud y refleja el modo de vida de la sociedad actual. Según la Organización Mundial de la Salud OMS el problema de la obesidad infantil se acentuará durante las próximas décadas, trayendo problemas y trastornos de salud importantes a las generaciones venideras.

En Superfriends somos conscientes de que la buena alimentación ha de ser una prioridad para el correcto desarrollo infantil y una parte importante de su educación preescolar. Por ello en nuestra guardería bilingüe en Valencia, no solo nos preocupamos por fomentar las habilidades psicomotrices o por la enseñanza precoz de un segundo idioma. La nutrición también forma parte de nuestro proyecto educativo. Por ello les enseñamos a comer de todo y adquirir conciencia de lo que se entiende por una alimentación saludable. De hecho, ya hemos hablado anteriormente de la importancia de una alimentación infantil sana y adecuada.

Alimentación más adecuada para los más pequeños y pasos para combatir la obesidad

La alimentación del niño ha de seguir las siguientes pautas:

  • Concienciarles que restringirles ciertos alimentos como las chuches o los refrescos azucarados es por su bien.
  • El menú diario ha de estar formado por desayuno, comida y cena como comidas principales, más el almuerzo y la merienda.
  • La merienda, mejor a base de lácteos y frutas.
  • Evitar almacenar en casa alimentos como chocolates, chuches, caramelos, bollería industrial, snacks o aperitivos de bolsa.
  • Toda la familia debe consumir una dieta sana y no hacer menús aparte para evitar que el niño sienta que come diferente.
  • Evitar en lo posible las frituras, y optar por el horno, plancha, hervidos, vapor, parrillas, o tostados.
  • Evitar los rebozados.
  • Suprimir o limitar la ingesta de azúcar, miel o alimentos ricos en azúcares refinados.
  • Elegir embutidos bajos en grasa.
  • Las raciones de hidratos de carbono han de ser moderadas. Unos 150 gramos de peso en cocido.
  • Es suficiente con comer unos 50 gramos de pan al día.
  • Los lácteos, mejor desnatados.
  • Consumir legumbres dos o tres veces a la semana.

Además de adquirir buenos hábitos alimenticios, el niño debe realizar algún tipo de actividad física a diario. Hay que tener en cuenta que en la actualidad los niños pasan buena parte de su tiempo frente a la consola o la televisión. Estos hábitos son muy perjudiciales para la salud, fomentan la obesidad, y hacen difícil que el niño pueda mantener un peso adecuado. Los niños en edad escolar necesitan una hora diaria de ejercicio más una hora de juegos.

Al igual que ocurre con la alimentación, también en este aspecto los mayores debemos dar ejemplo: los paseos, caminatas, montar en bici o llevarlos al parque a jugar, además de ser fuente de salud, son una excelente manera de pasar un buen rato con tus hijos.

SUPERFRIENDS: Su futuro empieza aquí

Foto Flickr | Richard Leeming