Decálogo para que tu hijo se convierta en un buen conversador

Enviado por Superfriends el
Decálogo para que tu hijo se convierta en un buen conversador

El primer año del niño es el de los grandes cambios. Los balbuceos y sonidos comienzan a tomar forma y a convertirse en palabras cada vez más inteligibles. El paso de la etapa pre-lingüística es todo un reto para el niño y ¡también para sus papás! Pon atención a nuestros 10 consejos para que tu hijo empiece a hablar “por los codos”.

Comunicación pre-lingüística

Durante el primer año, los bebés se comunican a través de los lloros y posteriormente, con balbuceos. A partir del año, sin embargo, el cambio resulta más evidente: cada vez pronuncia mejor y puede comunicarse de forma más o menos inteligible. Aprender a hablar es un paso más de su aprendizaje infantil.

La educación preescolar se basa en gran parte en el afianzamiento del lenguaje. En Superfriends contamos con un excelente equipo de educadores debidamente cualificados para ayudarle en esta etapa crucial de su desarrollo infantil.

Consejos para que tu hijo llegue a convertirse en un excelente conversador

  1. Aprovecha el momento del baño. La hora del baño es un momento de gran placer para el bebé. Aprovecha su buena predisposición para jugar con él a nombrar objetos y partes de su cuerpo: a levantar las manos, cogerse los pies, cerrar los ojos, etc.
  2. Vestirse es divertido. Otro recurso eficaz es enseñarle el vocabulario relacionado con las prendas de vestir que se pone él y también mamá, papá, los abuelos…
  3. Los alimentos sólidos fortalecen la musculatura buco facial. Es recomendable retirar el chupete para evitar malformaciones en el paladar, cuando lo indique el pediatra. También es recomendable que mastique alimentos sólidos para reforzar sus músculos bucales.
  4. Anímale a participar en las conversaciones. Aprovecha cualquier ocasión para hacerle partícipe de vuestras conversaciones en familia.
  5. Mírale a los ojos cuando te dirijas a él. Háblale con frases cortas y mírale a los ojos para captar su atención.
  6. Cuéntale cuentos. Los cuentos sirven para desarrollar el lenguaje tanto en el aspecto comprensivo como expresivo.
  7. Juega con él. Inventa historias, juega con él a las marionetas, disfraces, muñecos…
  8. Celebra sus progresos. El refuerzo positivo es muy beneficioso para el niño. Si ve que cada vez que dice alguna palabra lo celebras con alegría, se esforzará en seguir buscando palabras para ti.
  9. Corrige sus errores. Es normal que pronuncie mal. Si ves que no construye bien las palabras o frases, no dudes en repetírselas de forma correcta.
  10. Déjale jugar todo lo que quiera, ya que a través del juego viven experiencias en las que el lenguaje es una parte muy importante.

Superfriends: Su futuro empieza aquí

Foto Flickr | M Glaslow